Categorías
Empresa Innovación

Un intraemprendedor es como un emprendedor… (repost)

Solemos utilizar el concepto de emprendedor para arrojar luces sobre el concepto de intraemprendimiento. En mi opinión ambos conceptos tienen muchos aspectos en común, tal vez por eso se viene utilizando como ejemplo para referirnos a un innovador dentro de una gran empresa, a un líder de un proyecto “novedoso” o a un empleado con inquietudes fuera del ámbito del día a día de la empresa.

Ante la existencia de una frontera difusa entre conceptos, en la siguiente tabla vemos algunos puntos de comparación:

La tendencia que se observa en el intraemprendimiento y en especial en los programas de emprendimiento corporativo es el intentar replicar las condiciones o asimilar el concepto de emprendedor y transponer los puntos más favorables de cada modelo.

LO QUE APRENDE EL EMPRENDEDOR DEL INTRAEMPRENDEDOR Y VICEVERSA…

Sobre los enfoques de intraemprendimiento vs emprendimiento, en el #4YFN en el ámbito del Barcelona #MWC2017, en una charla titulada “Entrepreneur Vs. Intrapreneur: How Each Is Learning From The Other” por @plippo (Nestlé) @enriquelinares (Letgo) y @MarcCollado (IronHack); se abordaron estos mismos puntos que definen a un intraemprendedor y a un emprendedor, pero desde la práctica con ejemplos y anécdotas.

Por ejemplo:

El proceso de ideación de un nuevo producto o servicio:

  • En el caso de la gran empresa el proceso de la ideación de un nuevo producto, proviene de la propia organización o bien de su laboratorio de Innovación abierta Henri@nestle, resaltando a su vez la propia disposición de la empresa para ajustar los recursos y capacidades para asumir las innovaciones que resulten finalistas.
  • En el caso de la startup, el “nacimiento” de un nuevo producto o de un servicio específico proviene del entorno donde actúa y de las empresas que actúan como “incumbentes”. Por ejemplo, una empresa cuyo negocio son los anuncios clasificados de objetos de segunda mano en medios impresos o webs de anuncios. La necesidad de “romper” con dicho modelo de negocio y crear uno totalmente disruptivo es lo que impulsa la innovación.

La captación de talento:

  • En la gran empresa, las necesidades por parte del personal de competencias o habilidades específicas no representan un criterio en sí mismo para contar con más perfiles o de adquirir conocimiento externo. Lo que sí resulta relevante para la incorporación de talento, es el propio proceso de innovación abierta, el cual es continuo y responde usualmente a una necesidad del mercado. En resumen, se obtiene del propio mercado la idea o solución y el talento detrás de la innovación.
  • En la startup, la captación de talento es un proceso delicado por el impacto que tiene en el equipo de trabajo y por la incorporación de un nuevo valor a la cultura.

La medición de los resultados:

  • En la startup, la medición de resultados resulta sencilla y dependiente del modelo de negocio. En el ejemplo los indicadores serían en número de usuarios con una necesidad de agregar productos al portal para la venta en una determinada categoría. En este caso esa necesidad de una nueva funcionalidad, determinará un objetivo a alcanzar.
  • En la gran empresa los indicadores suelen ser más “tradicionales” y muy ligados al ROI.

CONCLUSIÓN

Adoptando una visión integradora, el emprendimiento y el intraemprendimiento son particularidades de un mismo concepto transversal de asumir riesgo y alineado con la definición de Schumpeter: “Los (intra)emprendedores son innovadores que buscan destruir el statu-quo de los productos y servicios existentes para crear nuevos productos y servicios”

Fdo. Alfredo J. Colombano (@ajcolombano)

Categorías
Innovación

Innovación abierta e intraemprendimiento, dos conceptos disruptivos (repost)

Replico un post realizado para Cink Emprende.

Alfredo Colombano, Director de Proyectos en Cink Emprendenos habla sobre innovación abierta e intraemprendimiento, dos conceptos que llevamos tiempo escuchando. ¿Te gustaría conocer a qué hacen referencia?

Antes de adentrarnos en explicar qué es cada uno de estos conceptos en este post, os dejamos un vídeo donde Colombano nos resume y explica qué es la innovación abierta y el intraemprendimiento, además de sus diferentes aplicaciones.

¿Qué es innovación abierta?

La innovación abierta (open innovation en inglés), es un concepto acuñado por Henry Chessbrough en el 2003, dando origen al título de uno de sus libros.

Según su definición, la innovación abierta ocurre a lo largo de una organización de manera distribuida, siendo uno de sus pilares el intercambio en los flujos de conocimiento a través de fronteras de la organización (por ejemplo: empresas, proveedores externos, departamentos de la empresa, etc). Estos intercambios de conocimiento suelen ser motivados por mecanismos de compensación (mercantiles o no) y que se encuentren alineados con el modelo de negocio de la organización. Básicamente, significa que la innovación es generada por acceder, aprovechar y absorber los flujos de conocimiento a través de los límites de las empresas que intervienen.

“Es la utilización de innovaciones, no solo dentro del departamento de innovación, sino fuera de los límites de la organización. Este fenómeno ha impactado en startups y empresas. Ambos buscan modelos que le puedan servir a la innovación. Las startups buscan poner en práctica sus proyectos y las corporaciones buscan nuevos talentos y proyectos para aplicar rápidamente en el mercado.”

Aplicaciones de la innovación abierta:

Las aplicaciones del concepto son bastante diversas. A partir del modelo planteado por H.Chessbrough ( link:  https://www.openinnovation.eu/open-innovation/ )  la innovación abierta estuvo centrada en los procesos de búsqueda de ideas, tecnologías o directamente centrados en plataformas tipo marketplaces para la solución de retos tecnológicos muy concretos dentro de una empresa.

Por otro lado, vemos una tendencia en la aplicación del concepto por parte de grandes empresas y su relación con las startups; nos encontramos cada vez más grandes empresas dispuestas a abrir sus organizaciones con la intención de buscar nuevos procesos, nuevas tecnologías, nuevas aplicaciones de innovaciones. En definitiva, una mayor voluntad de experimentar, hacer pilotos con nueva tecnología, probar nuevos modelos de negocio o procesos innovadores que puedan aportar las startups.

Estas relaciones entre grandes corporaciones y startups requieren de un entorno de colaboración tanto físico (un espacio “neutral”), como contractual y de compromiso de las partes. En líneas generales, la gran empresa aporta: base de clientes, acceso al mercado, procesos en marcha, capacidad financiera, audiencia y poder influenciados entre otros; la startup aporta: ideas y perspectivas de un mismo negocio nuevas, tecnologías o nuevas formas de utilizarlas, agilidad en la gestión, perspectiva del riesgo distinta. En uno de los anteriores post: http://cink-emprende.es/emprendedores-blog/un-intraemprendedor-es-como-un-emprendedor/ intentaba relacionar los conceptos de emprendimiento e intraemprendimiento.

“Las startups buscan en las grandes empresas un campo de pruebas reales; la oportunidad de un gran contrato y encontrar nuevas oportunidades. Por otro lado, las grandes empresas buscan nuevos talentos y nuevas innovaciones. Con programas de Innovación Abierta se pretende que haya un match para que las necesidades de las grandes empresas y las posibilidades de producto de innovación de las startups se encuentren.”

El concepto “Intraemprendimiento“: 

Siguiendo la analogía anterior, podríamos considerar que el intraemprendimiento es un subproducto de la innovación abierta, al verlo reflejado en cómo las empresas están aplicando o llevando a cabo sus iniciativas basadas en innovación abierta.

Tanto la innovación abierta como el intraemprendimiento son dos conceptos disruptivos. Es la utilización de innovaciones, no solo dentro del departamento de innovación, sino fuera de los límites de la organización. Este fenómeno ha impactado en startups y empresas. Ambos buscan modelos que le puedan servir a la innovación. Las startups buscan poner en práctica sus proyectos y las corporaciones buscan nuevos talentos y proyectos para aplicar rápidamente en el mercado.” “El intraemprendimiento se trata de adoptar la cultura del emprendimiento de las startups y aplicarlo en las grandes empresas, en el sector público e incluso en la Universidad.”

Hay una tendencia cada vez mayor de aplicar ese concepto de una startup dentro de una gran empresa. Con esto, se logra una mayor rapidez en la innovación y la puesta en mercado de proyectos más disruptivos.

Cada vez que hay una innovación disruptiva exitosa, muy probablemente existe un fracaso de otro modelo que está obsoleto.”

Partiendo de esta idea, podemos encontrar un abanico de opciones, formatos y filosofías en la puesta en marcha de estos modelos de colaboración por parte de las empresas.  En Cink Emprende los definimos como programas de innovación abierta corporativos. Desde Cink Emprende ofrecemos el conocimiento y la experiencia en la puesta en marcha de este tipo de programas, además intentamos que exista un aprovechamiento tanto para la gran empresa o “corporación” como para las startups que necesitan evolucionar en términos de crecimiento y de poner a prueba en gran escala su proyecto. Buscando en todo momento una calidad de servicio y un rigor metodológico al ejecutar el programa.

¿Cómo abordamos la innovación abierta con nuestros clientes?

Usualmente el proceso comienza con la detección de una necesidad y de un proceso interno donde se analiza la necesidad de innovar y detectar nuevos modelos de negocio que puedan ser disruptivos para nuestro sector o industria.

De este proceso se suelen definir los objetivos del programa. Posteriormente definimos una estrategia de implantación: es aquí donde damos forma al programa de acuerdo a la situación de la empresa, la temática y el resultado esperado. Esto es, cómo se materializa la colaboración finalmente con las startups. En la definición del programa también se detalla una “matriz de beneficios y compromisos” para la startup participante.

Una vez hemos definido estos aspectos, definimos la puesta en marcha y el lanzamiento del programa: en este punto iniciamos de forma más operativa el lanzamiento del programa.

Cink Emprende tiene la capacidad y la experiencia para prestar soporte en todas las fases de un programa de innovación abierta.

Referencia: (2003a). Open Innovation: The New Imperative for Creating and Profiting from Technology, Boston, MA: Harvard Business School Press.

Fdo. Alfredo J. Colombano (@ajcolombano)

publicado originalmente en Cink Emprende blog el 05 de diciembre de 2017

Categorías
Ayudas

Ayudas para el sector de videojuegos

En Iclavesblog:

En breve se publicará la convocatoría específica para el sector de videojuegos por parte de la Secretaría de Estado de Telecomunicaciones y para la Sociedad de la Información, sin embargo y a raíz de una consulta pública que se realizó a algunas entidades del sector, la información disponible en la web del Minetur, permite conocer (a modo de borrador) las características de las ayudas que resumimos a continuación:

Categorías
Innovación Tecnología

Programa Estratégico CIEN

Vuelven las ayudas a grandes consorcios de investigación inspirados en los antiguos «CENIT» e «INNPRONTA»,  aunque ya se habían publicado las bases y en la web del CDTI existe una ficha resumen de la ayuda, hoy ha sido la presentación del programa por parte de las autoridades.

 

Veamos un pequeño resumen del programa:

El Programa Estratégico de Consorcios de Investigación Empresarial Nacional (CIEN) financia grandes proyectos de investigación industrial y de desarrollo experimental, desarrollados en colaboración efectiva por agrupaciones empresariales y orientados a la realización de una investigación planificada en áreas estratégicas de futuro y con potencial proyección internacional. Las actividades de investigación industrial y de desarrollo experimental son las definidas en la normativa europea sobre ayudas de estado.

Beneficiarios:

Serán consorcios empresariales, formalizados mediante un acuerdo privado de colaboración. Todas las empresas integrantes del consorcio tendrán la consideración de beneficiarias. Cada consorcio debe estar constituida por un mínimo de tres y un máximo de ocho empresas; al menos dos de ellas deberán ser autónomas, y al menos una de ellas tendrá consideración de PYME.
Cada consorcio identificará la empresa que ejercerá de “coordinadora de proyecto”, que deberá ser una empresa grande o mediana. La coordinadora del proyecto será la interlocutora del CDTI desde la solicitud de la ayuda hasta la aprobación, en su caso, por el Consejo de Administración del Centro; todo ello sin perjuicio de que el CDTI, durante esta fase, pueda ponerse en contacto directo con cualquiera de las empresas que conformen la agrupación.

Participación relevante de organismos de investigación:

Los proyectos deben contar con una participación relevante de organismos de investigación desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo. En este sentido, se exige que al menos el 15% del total del presupuesto del proyecto aprobado por el Consejo de Administración del CDTI se subcontrate con organismos de investigación; uno de los cuales, al menos, será de titularidad pública.
Duración del proyecto: la duración mínima será de 36 meses y la máxima de 48 meses.

Presupuesto del proyecto: El presupuesto mínimo financiable es de 7.000.000 euros y el presupuesto máximo de 20.000.000 euros.

Fecha límite: 15 de julio de 2014 a las 12:00 horas

 

La ayuda se compone de un tramo reembolsable y de un tramo no reembolsable (TNR):

a) El tipo de interés aplicable al tramo reembolsable es Euribor+0,1% a un año, fijado a la fecha de la aprobación de la ayuda por el Consejo de Administración del CDTI. Los intereses ordinarios del préstamo se devengarán semestralmente desde el momento de la disposición de la ayuda.
b) El tramo no reembolsable es de hasta el 30% de la ayuda aprobada por el Consejo de Administración del CDTI.
Intensidad máxima de ayuda: La financiación concedida a cada proyecto deberá respetar en todo caso los límites de intensidad máxima de ayuda establecidos en la normativa comunitaria de ayudas de estado aplicable. En el caso de las ayudas parcialmente reembolsables el importe de ayuda es el equivalente de subvención bruta calculado de acuerdo con la Comunicación de la Comisión relativa a la revisión del método de fijación de los tipos de referencia y de actualización (2008/C 14/02). En el supuesto de que un proyecto conste de actividades de distinta naturaleza se aplicarán los límites de intensidad según cada tipo de actividad.

Desembolso de la ayuda. Anticipos

El desembolso de la ayuda tendrá lugar tras la certificación de conformidad del cumplimiento de las condiciones técnicas y económicas previstas para cada uno de los hitos del proyecto. A estos efectos, y con carácter previo a la certificación, cada empresa del consorcio debe remitir al CDTI una justificación técnica y una auditoría de gastos de cada hito del proyecto.

Cada empresa podrá acogerse a uno de estos anticipos:

Anticipo del 25% (máximo 200.000 euros). La empresa podrá optar a un anticipo del 25% de la ayuda concedida con un límite de hasta 200.000 €, sin garantías adicionales. Las cantidades superiores a 200.000 euros deberán avalarse por entidades financieras o sociedades de garantía recíproca con solvencia suficiente a juicio del CDTI.

Anticipos del 50%. La empresa podrá solicitar un anticipo del 50% de la ayuda concedida, siempre que aporte avales de entidades financieras o sociedades de garantía recíproca con solvencia suficiente a juicio del CDTI, para garantizar el 25% adicional del anticipo solicitado.

Cualquier desembolso de cantidad por parte del CDTI queda condicionado a la comprobación de las siguientes circunstancias:

Que el beneficiario se encuentra al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social,
que el beneficiario se encuentra al corriente de pago de sus obligaciones de reembolso de cualesquiera otras ayudas concedidas anteriormente por el CDTI o de cualesquiera otros préstamos o anticipos concedidos anteriormente con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.
que el beneficiario no está sujeto a una orden de recuperación pendiente tras una decisión previa de la Comisión Europea que haya declarado una ayuda ilegal e incompatible con el mercado interior.

Devolución de la ayuda:

El tramo reembolsable se devolverá en un plazo de 10 años, contados a partir del centro de gravedad del proyecto, que se calcula en función de la duración y del importe de los hitos del proyecto. La primera amortización del principal se realizará 3 años después del centro de gravedad del proyecto y nunca antes de 2 años contados desde su fecha de finalización.

Gastos elegibles:
  • Gastos de personal investigador, técnico y auxiliar.
  • Costes de instrumental y material, en la medida y durante el período en que se utilice para el proyecto, incluyendo amortizaciones en su caso.
  • Costes de investigación contractual, conocimientos técnicos y patentes adquiridas u obtenidas por licencia de fuentes externas a precios de mercado, y los costes de consultoría y servicios equivalentes destinados de manera exclusiva al proyecto.
  • Gastos generales suplementarios directamente derivados del proyecto.
  • Otros gastos de funcionamiento, incluidos costes de material, suministros y productos similares, que se deriven directamente del proyecto.
Criterios de evaluación de los proyectos

En la evaluación de los proyectos se tendrán en cuenta los siguientes criterios con la ponderación indicada en la “guía del solicitante”:

  • Adecuación a los requisitos del Programa CIEN
  • Adecuación empresa/consorcio al proyecto
  • Valoración técnica del proyecto
  • Valoración del mercado
  • Valoración socioeconómica
  • Participación y experiencia del consorcio en programas internacionales de I+D
  • Evaluación económico financiera de las propuestas que confirme y determine la viabilidad financiera de las empresas

Más información en la web del CDTI : [button icon=»glyphicon glyphicon-link» align=»left» type=»link» target=»false» title=»CDTI» link=»http://www.cdti.es/index.asp?MP=7&MS=734&MN=3″]  |  descarga de ficha resumen [button icon=»glyphicon glyphicon-cloud-download» align=»left» iconcolor=»#e0b284″ type=»link» target=»false» title=»FICHA» link=»http://www.cdti.es/recursos/doc/Programas/Financiacion_CDTI/2376_135135201418126.pdf»]

Categorías
Economía Empresa

¿Dónde va el dinero de la innovación? vía Emprendedores.es

Estaba pendiente de la publicación de un reportaje realizado por Analía Plaza de la revista Emprendedores.es sobre la situación de los fondos destinados a I+D e Innovación. La publicación es un compendio de pequeños artículos enfocados en la situación de deterioro de la disponibilidad de fondos destinados a la «Innovación». Muchas gracias a la revista Emprendedores y a la periodista Analía Plaza.

Publico tal cual el contenido de los dos artículos con sus respectivos enlaces, espero disfrutéis y disculparme la ausencia estos meses.

Un portal de contactos recibe 42.500 euros de subvención. Más de la mitad del presupuesto para innovación se queda sin ejecutar. Las grandes empresas son las que más ayudas reciben del Estado. ¿Están bien empleadas las ayudas públicas a la innovación?

Analía Plaza 21/11/2013

La innovación empresarial es intrínseca en áreas como defensa, automoción e industria.

La innovación empresarial es intrínseca en áreas como defensa, automoción e industria.

Las afirmaciones no son nuestras, que podrían, sino de varios estudios que hemos leído recientemente. Sabemos que cada vez hay menos dinero público para la innovación (ah, la crisis), pero todos esos datos juntos nos han hecho preguntarnos si lo que hay está bien empleado. ¿Y bien?

“Dependerá de a quién le preguntes: el político dirá que se ha gastado bien, los que lo ejecutan te dirán que por qué a mí no y por qué a él sí o por qué a los científicos no…”, reconoce Alfredo Colombano, gerente de la innovación de Alma CG. Aunque dentro de los entre 6.000 y 9.000 millones de euros que se presupuestan anualmente para políticas de I+D+i hay buenos casos de innovación empresarial (“dentro de lo poquito que hay, hay cosas muy buenas”, afirma Juan Mulet, director de la fundación para la innovación Cotec), los expertos identifican varios fallos: tanto en cómo y a quién se dan los fondos como del propio sistema. Hemos extraído los siguientes.

Proyectos que no inventan
“¡Dejemos de hacer e-commerces! O hagamos que sean disruptivos”, afirma Raúl Mata. Con esto, el presidente de e-Gauss Business Holding se refiere a la innovación tecnológica, la que más allá de innovar en modelos o procesos de negocio, crea tecnología. “Google no nació como un buscador, sino como un algoritmo. Luego se paquetizó y se convirtió en lo que es hoy. ¿Qué ocurre? Las subvenciones públicas no entienden que eso valga para algo. Si sólo haces servicios de comercio electrónico, puedes ganar dinero, pero no das nada al país. Pero si desarrollas una tecnología disruptiva, sí. O si le das dinero a un e-commerce, que está muy bien, no dejes de dárselo a unos investigadores que tengan una tecnología que no se haga en ningún otro sitio del mundo”.

Mata pone como ejemplo el de  la empresa Dail Software (que aplica una tecnología de extracción lingüística nacida en el grupo de investigación en Ingeniería Lingüística, grupo base de la Cátedra Unesco): “Nadie entiende que esto sirva para algo. Pero cuando te enseñan un producto, profundizas y te das cuenta de lo que hay debajo del producto, que puede tener aplicaciones en muchos sectores… Esto es normal en el mundo de la investigación: cuando pido dinero, nadie me entiende. Al final a Dail Software le darán un préstamo público, pero porque nuestra empresa les ha dado dinero antes”.

La necesidad de avales o de poner parte del dinero es uno de los principales problemas que tienen las empresas a la hora de conseguir financiación pública. Y el apoyo de inversores privados que entiendan la tecnología y asuman riesgo es una de las soluciones.

Cuestión de riesgo
Ah, el riesgo. “En España, tanto el CDTI como Enisa (dos de los principales instrumentos públicos de financiación de la innovación empresarial) tienen pocos proyectos fallidos, lo que no dice mucho a su favor porque no arriesgan. Es dinero público y es para fomentar la innovación: pon dinero en 100 proyectos y aunque mueran 99 con uno que salga que produzca 1.000, ya compensa”, asegura Mulet. Uno de los grandes éxitos de los préstamos Enisa en los últimos años ha sido el outlet online Buyvip (que luego compró Amazon).

“Para mí eso es un éxito del inversor más que de Enisa”, considera Mata. “Nosotros invertimos en Hybris (una suiza de tecnología para comercio electrónico, recientemente comprada por la alemana SAP). Hicieron algo que nadie hacía: una plataforma para generar catálogos de compañías de e-commerce. Innovaron y han generado miles de puestos de trabajo en todo el mundo. No digo que no haya que darle dinero, pero no por dárselo a ellos hay que dejar de dárselo a los otros”.

En Enisa, que no invierte sólo en proyectos de tecnología, sino en pymes que innovan en cualquier aspecto, explican que están aumentando su nivel de riesgo. “Gestionamos dinero público. Intentamos mantener un equilibrio entre riesgo, innovación, capacidad crediticia, retorno… Asumimos un riesgo superior al de la banca, es uno de los aspectos que nos pide el Ministerio de Industria”. En 2012, 22 de los casi 100 millones que comprometieron en préstamos fueron fallidos, más que en 2011(14,6 millones).

Otro factor, añade Mulet, es que “en España el capital riesgo no funciona porque hay pocas posibilidades de inversión, ya que son pocas las empresas metidas en esto (de unos tres millones de empresas, sólo 11.000 hacen I+D+i), de manera que no pueden repartir los riesgos sobre muchas”.

Cada vez más, los instrumentos públicos se apoyan o dejan aconsejarse por inversores privados. Lo hace la Madrid Seed Capital, que da dinero a inversores privados para que lo metan en empresas. “Pero si hay tendencias de comercio electrónico o redes sociales, los inversores darán dinero a eso. Y aunque eso está bien, no aporta nada de investigación e innovación tecnológica”, recuerda Mata.

 

[bs_tabs]
[bs_thead]
[bs_tab class=»active» type=»tab» href=»#bs_first_tab12″ title=»EL dinero no llega»]
[bs_tab class=»» type=»tab» href=»#bs_tab142991144735712″ title=»… o sólo llega a las grandes»]
[/bs_thead][bs_tcontents]
[bs_tcontent class=»active» id=»bs_first_tab12″]

Ahora pasemos al dinero puro y duro. Y es que la mitad del presupuesto para políticas de innovación se queda sin ejecutar. El cómo se usa ese dinero tiene que ver con la capacidad de la Administración para entregarlo y la de los receptores para recibirlo. En este segundo punto entran las empresas, que no pueden asumir las devoluciones de préstamos ni los avales para acceder a ayudas.

“Antes de la crisis había ayudas a fondo perdido que no tenías que devolver. Luego empezó la política para no afectar al déficit y las subvenciones empezaron a ser créditos reembolsables”, explican desde Alma CG.

Para Mulet, “ninguna empresa renuncia a una subvención. Pero muchas empresas  no están interesadas en préstamos, porque hay que devolverlos y quizá no puedan afrontarlos”. Además, muchas de las ayudas también exigen avales. “Ahora hay que aportar garantías que tienen un coste. La empresa se presenta y cuando le hacen la propuesta directamente lo rechazan. También es un tema de economía: la perspectiva es mala y no te vas a endeudar”, añade Colombano.

Otro factor que explican desde Ametic, la asociación multisectorial de empresas de electrónica y TIC es la escasa ventaja del tipo de interés de las ayudas frente a lo que se obtendría en el mercado bancario (en el CDTI, por ejemplo, se ha pasado del 0% de Euríbor a un año al 0,1% de diferencial), los plazos de amortización y carencia (de 15 de amortización y cinco de carencia se ha pasado a cinco y dos en el marco del plan Avanza), el desconocimiento del calendario de convocatorias o algunas normas para presentar proyectos en consorcio entre empresas.

[/bs_tcontent]
[bs_tcontent class=»» id=»bs_tab142991144735712″]

En consecuencia, si cada vez se presta más, pero se subvenciona menos y se piden más avales, las medianas y grandes tienen más capacidad para acceder a las ayudas y financiar sus innovaciones. “La empresa grande no tiene problemas de aval, así que es lógico que vaya a ellas”, explica Mulet.

Por cierto, ¿habías oído hablar de las deducciones fiscales por I+D+i? Son otra de las ayudas públicas que más usan las empresas para financiar la innovación (el 58% de las empresas, según Alma CG), pero de nuevo llegan a las grandes, que tienen más capacidad administrativa para lidiar con ellas.

El Ministerio de Economía vio en un estudio reciente que las pequeñas no lo hacían por desconocimiento (¡a veces no saben ni que están haciendo actividades que se pueden deducir!).

[/bs_tcontent]
[/bs_tcontents]
[/bs_tabs]

 

 

Recetas de los expertos para mejorar

Aunque los presupuestos públicos para la innovación caen, hay medidas que pueden mejorar un sistema en el que ya no sea tanto el Estado el que aporte dinero como que facilite que la I+D+i suceda y revierta en crecimiento económico. De las de conversaciones con expertos, estas son algunas de las propuestas que extraemos para fomentar la innovación empresarial.

Analía Plaza 21/11/2013

Algunos fallos. Falta saber transferir tecnología desde la Universidad y centros tecnológicos al ámbito de la empresa.

Algunos fallos. Falta saber transferir tecnología desde la Universidad y centros tecnológicos al ámbito de la empresa.

Compra pública innovadora. Imagina que el Ministerio de Defensa necesita un material que reduzca el peso de los trajes de los militares. ¿Por qué no encargar su investigación, desarrollo y posterior producción a universidades y empresas españolas? Varios de los expertos consultados hablan de este instrumento y Economía trabaja desde hace años en fomentarlo.

Inteligencia competitiva. “La mayoría de las compañías grandes hacen estudios de inteligencia”, explica Mata. ¿Qué es eso? Es saber, por ejemplo, que Google quiere hacer teléfonos muy potentes, que necesita baterías que aguanten y que en España hay áreas de investigación que estudian esto. “Hay hasta un máster en inteligencia competitiva, pero los analistas llegan a la pyme, le cuentan que pueden ayudarla, pero esta no lo entiende. Apoya desde el Estado que las pymes tengan acceso a estos analistas”, continúa. Lo mismo de cara a la internacionalización. “La innovación es un mercado y muchos proyectos se gestan en eventos internacionales. No está generalizada la ayuda para ir a foros donde se acceda a este tipo de contactos. Casi todos los instrumentos tienden más a que la empresa vaya a la feria, pero yo no quiero ir a una feria a vender, sino a ver cómo puedo colaborar”, explica Antonio Novo, presidente de la federación nacional de agrupaciones de empresas innovadoras y clústers, Fenaic.

Fomento de la inversión privada… y del riesgo. Se trata, ya que no hay demasiado dinero público, de fomentar un sistema en el que los inversores privados puedan y quieran entrar en empresas. Y que lo hagan asumiendo riesgos. “En España es un tema residual, poco maduro”, explica Colombano. El anteproyecto de ley también lleva un punto sobre esto: deducción del 20% en la cuota estatal en el IRPF (con un máximo de 20.000 euros anuales) y de la plusvalía al salir de la sociedad.

Incentivos fiscales. Son el principal instrumento externo para financiar la I+D empresarial. En España el 55% de las empresas encuestadas lo utilizan. El anteproyecto de Ley de los Emprendedores trae una novedad respecto a esto: un sistema de devoluciones de inversiones en I+D. “Esto nos pondría a la par de Francia, que es el top de los sistemas de incentivos. Te permite obtener dinero porque has invertido en I+D. Todavía no se sabe cómo se va a ejecutar, pero es una manera de animar a las empresas a hacer I+D”, explican desde la consultora.

Clústers y Asociaciones de Empresas Innovadoras. Un ejemplo. Una gran empresa necesita integrar un aparato que permita controlar mejor la producción en la fábrica. El mercado lo ofrece a 5.000 euros, que la gran empresa, de momento, paga. Una Universidad de la zona desarrolla un estudio de viabilidad para crear un aparato mejor y más barato, que puede beneficiar también a muchas otras empresas más pequeñas. Una empresa TIC se ocupa de generar los prototipos. Tras validarlos la gran empresa, el proveedor TIC empieza a fabricarlo en serie y se lo vende a la gran empresa. Y después, a más. El caso es real (la gran empresa es la planta de General Motors en Zaragoza, la Universidad es la de Zaragoza y la empresa fabricante, la zaragozana Inycom) y un modelo de cómo funciona un clúster, una concentración geográfica de empresas, universidades e instituciones. En este caso, IDiA. “Somos un aglutinador y podemos integrar a las empresas tractoras y las pequeñas”. ¿El problema? Al llegar al nivel burocrático, los clústers no están reconocidos como actor para pedir ciertas ayudas públicas. El proyecto del ejemplo salió adelante sin ayuda públicas de ámbito estatal (“la verdad es que no nos hubieran venido mal para el estudio de viabilidad de la universidad”, reconoce Novo). Se está gestionando con el Ministerio de Economía que los clústers y las AEI (Agrupaciones Empresariales Innovadoras), puedan presentarse a ayudas como las del CDTI.

Categorías
Economía Gestion

Acercamiento al sistema de ayudas indirectas en Colombia. (coescrito con @dbriveiro)

Colombia es actualmente uno de los países con mayor crecimiento en inversión extranjera directa (IED). Tras los episodios de conflicto armado que sufrieron desde la década de los 60, época con gran impacto en la sociedad colombiana, en su estrategia de crecimiento y desarrollo y en la atracción de inversión extranjera, en los últimos años se está produciendo una etapa de desarrollo y fuerte crecimiento que no ha pasado inadvertido en este mundo globalizado. Tal y como muestra la evolución del PIB en los últimos años, salvo la caída experimentada en 2009, los ratios de crecimiento son positivos y constantes (fuente: DANE):

PIB_COL

A la vista de la importante actividad e impulso que está experimentando la actividad constructora en Colombia, con una variación interanual del 16,9% en el primer trimestre de 2013, muchas empresas internacionalizadas han puesto sus ojos en los últimos años y estableciéndose en el país, hemos realizado un primer análisis de la situación de la I+D+i y las perspectivas de crecimiento desde diferentes ángulos, sin centrarnos en este sector en concreto sino más bien hacer una panorámica más general. Como espacio abierto que es este blog, cualquier comentario al respecto es más que bienvenido que contribuya a definir mejor la fotografía que estamos tratando de realizar.

A pesar de los ratios de crecimiento del país en los últimos años y de la creciente importancia que se le está otorgando a la I+D+i como factor clave de crecimiento, el sistema ciencia-tecnología-empresa muestra a día de hoy serios problemas de desconexión e incomunicación, lo cual provoca un escaso esfuerzo innovador y una muy limitada introducción de soluciones innovadoras en el mercado y la industria, tal y como apunta -por ejemplo- Moisés Wasserman en una reciente entrevista. Según datos del Banco Mundial, Colombia ha invertido en el año 2010, únicamente un 0,16% de su PIB en actividades de investigación y desarrollo. En la gráfica que se muestra a continuación se puede observar la delicada posición del país con respecto al resto de países de la OCDE en materia de rendimiento del sistema nacional de ciencia e innovación en el año 2011:

S_I_Col

Las causas principales que pueden explicar este funcionamiento un tanto errático del sistema pueden encontrarse en , problemas en la propiedad y explotación de resultados, las asimetrías de la información y recursos, descoordinación de las propiedades y líneas estratégicas, o la superación de las barreras de entrada a la investigación.

Desde los diferentes vértices del sistema se han levantado numerosas voces informando sobre esta situación, y la Administración ha elaborado en los últimos años diversos planes de estímulo a la innovación, cuyos efectos se van observando en los diferentes índices relativos a la propiedad intelectual:

patentesAmpliando levemente el zoom en el ámbito de las patentes, se observa un fuerte desequilibrio entre las empresas nacionales y las extranjeras que operan en el país, mostrando un gap importante que está tratando de reducirse a través de la aplicación de estos planes:

co10Para continuar en esta línea de desarrollo y revertir la situación de desequilibrio, el Estado colombiano incluyó dentro de sus prioridades el fomento y estímulo al desarrollo científico, tecnológico y a la innovación, reconociéndolos como requisito fundamental para superar el atraso del país y lograr una sociedad eficiente y competitiva dentro del mundo de las economías globalizadas.

Ejemplo de ello es el desarrollo y fortalecimiento de su sistema nacional. Así, gracias a la Ley 29 de 1990 se constituyó el Sistema Nacional de Ciencia y Tecnología (SNCyT), creándose en 1995 el Sistema Nacional de innovación (SNI), fusionándose posteriormente en el actual Sistema Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (SNCTI) según la Ley 1286 de 2009 “Ley de Ciencia y Tecnología».

Para tratar de potenciar la actividad innovadora desde la iniciativa privada, tratando de aumentar al 0,5% del PIB para actividades de I+D en el año 2014 (según OECD), la legislación tributaria colombiana contempla diferentes beneficios que incentivan las actividades de ciencia, tecnología e innovación (CTI).

Uno de los mecanismos de estímulo es el de las deducciones fiscales por actividades de I+D+i. En este caso, existen dispostivos de deducción sobre el impuesto que grava las operaciones ordinarias, esto es, el Impuesto de la Renta y Ganancia Ocasional:

IMPUESTO

DEFINICIÓN

TARIFA

Renta y Ganancia Ocasional

El impuesto sobre la renta tiene cubrimiento nacional y grava las utilidades derivadas de las operaciones ordinaras de la empresa. El impuesto de ganancia ocasional es complementario al impuesto sobre la renta y grava las ganancias derivadas de actividades no contempladas en las operaciones ordinarias.

Impuesto de renta: 25%

Ganancia Ocasional: 10%

Los dispositivos de deducciones fiscales existentes se contemplan en el Estatuto Tributario:

  • En el Artículo 158-1, se mencionan las deducciones por inversión o donación en proyectos calificados como de investigación y desarrollo tecnológico, según los criterios y las condiciones definidas por el Consejo Nacional de Beneficios Tributarios en Ciencia, Tecnología e Innovación – CNBT.
  • En el Artículo 428-1, se habilita la exención del impuesto del valor agregado (IVA) a las importaciones de equipos destinados a proyectos calificados como de carácter científico, tecnológico o de innovación según los criterios y las condiciones definidas por el CNBT.

Por otro lado, la Ley 788 de 2002 agregó un nuevo beneficio de renta exenta por la comercialización de nuevo software y nuevos productos medicinales elaborados en Colombia y certificados por Colciencias (Articulo 207-2 del Estatuto Tributario).

Las definiciones de I+D+i incluidas en la legislación están armonizadas con el resto de legislación internacional, extraídas del Manual de Frascati o la Norma UNE166000:2006EX, lo que facilita la interpretación y aplicación de esta normativa.

De forma anual, las deducciones fiscales están sujetas a una cuantía global máxima, publicada a través de Orden. Así, el 3 de diciembre de 2012 a través de la Orden 06 de 2012 se estableció la cuantía máxima de deducción prevista en el artículo 158-1 del Estatuto Tributario, de acuerdo con el Artículo 36 de la Ley 1450 de 2011 “INVESTIGACIÓN Y DESARROLLO TECNOLÓGICO”.

En su Artículo Primero “Cupo de deducibilidad para el año gravable 2013”, el cupo de deducibilidad total que por inversiones o donaciones hagan los contribuyentes de renta en proyectos calificados como de investigación y desarrollo tecnológico para el año gravable de 2013 será de $1.750.000.000.000, que corresponde a un valor base de inversiones o donaciones con derecho a deducción para dichos proyectos por valor de $1.000.000.000.000. Este límite total de aplicación no existe en España, por ejemplo, en el que no existe una asignación máxima “de facto” para poder aplicarse las deducciones, sino que toda empresa que tenga cuota puede deducirse por la realización de estas actividades.

En su Artículo Segundo “DEDUCCION POR TAMAÑO DE EMPRESA”, se establece que del valor de la deducción y la base de inversiones y donaciones establecidas en el artículo anterior:

  • Gran empresa: 70%.
  • Mediana empresa: 15%
  • Pequeña empresa: 10%.
  • Microempresa: 5%.

Tal y como apunta KPMG en el informe que repasa los incentivos fiscales en materia de I+D+i en América, las actividades susceptibles de ser consideradas como I+D+i son:

  • Desarrollo de SW.
  • Nuevos productos médicos.
  • Proyectos de inversión en ciencia y tecnología.
  • Donaciones en proyectos de ciencia y tecnología.
  • Mejoras en el equipamiento realizacionado con la I+D, reconocido por Colciencia y otras instituciones reconocidas por el Ministerio de Educación.

Para poder aplicar la deducción fiscal correspondiente es requisito necesario registra el proyecto en el portal de Colciencias, el desarrollador debe estar reconocida por Colciencias como entidad tecnológica (según Acuerdo 3 de 2011), y se debe proporcionar información del proyecto, referencias del personal investigador, etc. para que, en un plazo de 6 meses, pueda emitir el informe conclusivo correspondiente.

A modo de conclusión se puede afirmar que, a pesar de la situación de escaso esfuerzo innovador y debilidad en la generación de conocimiento, existe un interesante trabajo de desarrollo normativo y estímulo a la iniciativa innovadora (es de destacar que en 2013 se duplicará el presupuesto previsto para innovación, hasta alcanzar los 516M$), que tratará de servir de catalizar para poder alcanzar en los próximos años la media de la OCDE en este ámbito, y con ello, garantizar la competitividad y crecimiento de las empresas colombianas.

Coescrito con @dbriveiro y publicado en dbriveiro.wordpress.com

Próximas entradas un análisis más detallado del sistema de I+D+i en Colombia.

Categorías
Economía Gestion

Las plataformas de Cursos en Línea Masivos y Abiertos (MOOC´s) innovación disruptiva

Sin duda internet ha revolucionado en gran medida los modelos de negocio de muchas industrias, a día de hoy somos testigos de grandes cambios en nuestra manera de consumir productos y servicios en sectores que jamás pensamos que podrían tener cabida a través del gran escaparate global como es internet. Así mismo todavía existen usuarios y sobretodo empresas que no han entendido el fenómeno participativo, directo e instantáneo que plantean la hiperconectividad de las personas tanto a través de las redes sociales como por medio de dispositivos como tablets y smartphones incrementando las horas de disponibilidad y conexión a la red.

Esta reflexión puede extrapolarse a cada sector o industria que conocemos en nuestra dimensión y que puede sufrir una disrupción que en muchos casos deja a las empresas dominantes de cada sector expuestos al fracaso si no saben adaptarse al cambio lo suficientemente rápido. (Ver lo ocurrido con Kodak y la revolución de la fotografía digital, ver caso en HBR.  A pesar de que Kodak  era una compañia innovadora con un portafolio de patentes grande, no supo ver el cambio de tendencia).

Las raíces de los MOOC´s

Se podría decir que este tipo de cursos nacen  del concepto de una clase o asignatura que tuviera un componente on-line o de algún curso híbrido que ofrezca contenido educativo gratuito, estas modalidades llevan algún tiempo existiendo. Lo que conocemos como cursos online vienen a ser un «canal de entrega del producto».  Si intentamos ver este modelo de enseñanza desde una perspectiva más elevada, los que se conoce como Cursos en Línea Masivos y Abiertos son más recientes (unos 2 años aprox). ¿Entonces donde está la disrupción?, ¿En lo gratuito? ¿En lo masivo?. Veamos:

Sebastian Thrun, profesor de Stanford University en 2011 iniciaba su curso sobre Inteligencia Artificial totalmente en línea y abierto, el resultado fueron 23.000 alumnos que finalizaron el curso de un total de 160.000 inscritos de todas partes del mundo. El mecanismo de evaluación es sencillo con una serie de trabajos y ejercicios que se tienen que hacer bajo un estricto sistema de ejecución. ¿Qué obtuvieron?, un certificado de haber terminado el curso con la «marca» Stanford (que fué negociado por Thrun) y acceso a discusiones y profesores de una de las universidades de la Ivy league.

Considero que aquí es donde está el planteamiento disruptivo:

  • El acceso gratuito a un conocimiento que actualmente tiene un valor elevado, con contenido bien estructurados y profesores e instituciones de prestigio.
  • Por otro lado se crea un verdadero mercado de formación, con una competencia en ofrecer lo que el público está demandando. (hago similitudes con la música:  debíamos comprar un álbum entero a pesar de que tuviera una sola canción que nos gustara, ahora podemos comprar una canción por separado… los artistas tienen que esforzarse si quieren que me gusten todas las canciones del album…)

Es aquí donde comienzan a florecer diversas plataformas bajo el «paradigma» MOOC y vemos el interés por este fenómeno por parte de las universidades de todas partes del mundo. Estas plataformas a través de acuerdos ofrecen cursos completos diversas materias. Aquí os coloco una lista bastante concisa y explicativa de las principales. (vía Technoduet.com)

Las principales plataformas

A raíz de ese curso, comienzan a replicarse estas iniciativas en varias universidades de Estados Unidos en muchos casos como iniciativas de profesores a través de start-ups o por las mismas universidades. Repasamos algunas de las más relevantes en cuanto a número de cursos o universidades con las que tienen acuerdos. La mayoría están comenzando a ofrecer a aquellos que después de haber realizado un curso deseen obtener un certificado o créditos universitarios lo puedan hacer pagando por ello, pero un precio que es considerablemente menor.  Aquí se presenta un problema con las acreditaciones de estos cursos en línea que pueden no ser válidas. (más adelante veremos cómo han resuelto este problema alguna de las plataformas).

Udacity logoSebastian Thrun y Peter Norvig fundan Udacity cuyo lema, (aquí) «Nuestra misión es llevar educación superior accesible, asequible, atractiva y altamente eficaz para el mundo. Creemos que la educación superior es un derecho humano básico y buscamos capacitar a nuestros estudiantes para avanzar en su educación y carreras» nos da una idea del espíritu de las MOOC.  En una entrevista de la revista MIT Technology review la visión es convertir a Udacity en cinco años en la «universidad del siglo XXI».  A la fecha han conseguido alrededor de 21 M$ a través de 2 rondas de capital riesgo. (ver noticia en techcrunch.com). La oferta de Udacity tiene tres niveles según la dificultad de los cursos y cubren diversa materias de naturaleza científica y humanística. Algunas universidades ofrecen créditos si se realiza un examen en centros especializados. El enfoque de valor lo dan los profesores de las asignaturas.

Coursera logoDaphne Koller y Andrew Ng fundan Coursera, provienen también de Stanford, en el caso de Coursera se articulan en base a convenios con universidades de prestigio. Como pioneras: Stanford U., Princeton U., U. Pennsylvania y Michigan. Actualmente tienen 83 «partners» que ofrecen cursos en abierto algunos con posibilidad de obtención de certificados.  También mencionan que la educación como un derecho.  Cabe mencionar que a la fecha las dos instituciones en España que tienen acuerdos con Coursera son el IE Business School y la Universitat Autónoma de Barcelona.  Se puede decir que Coursera es una de las plataformas con más financiación conseguida, ha podido procurarse en julio de 2013 unos 43 M$ en rondas de financiación de capital riesgo y el IFC (del banco mundial), lo que eleva a unos 83 M$ el total de financiación obtenida en rondaa previas. (ver noticia en techcrunch.com). (Hace reflexionar que ni un solo $ proviene de un programa de ayudas públicas como las conocemos aquí en España…).

EDX

 

EdX es una organización sin ánimo de lucro creada por Harvard y el MIT como fundadores.  EdX fue creado para los estudiantes e instituciones que buscan transformarse a través de las tecnologías de vanguardia, pedagogía innovadora y cursos rigurosos.   A través de sus socios institucionales, el  denominado «XConsortium», ofrece  MOOCs y clases en línea interactivas en temas tales como derecho, historia, ciencia, ingeniería, negocios, ciencias sociales, informática, salud pública y la inteligencia artificial (AI). (tomado de ver web)

Iversity logoIversity es la plataforma MOOC versión «Alemana», financiada en parte por el gobierno alemán a través del programa EXIST del Ministerio Federal de Economía y Tecnología (BMWi), los fondos Frühphasenfonds Brandenburg del gobierno de Brandenburgo, business angels (Marcus Riecke, Masoud Kamali) y el fondo de capital riesgo T-Ventures de Deutsche Telekom AG.  Esta plataforma llama la atención el modelo de financiamiento público-privada «muy europeo» con fondos provenientes del Fondo Social Europeo.

Existen otras plataformas como:  UdemyP2PuKhanAcademy entre otros, se nota que está en auge la aparición de estas iniciativas. En Mooc.es y en Mooc-list.com tienen un catálogo bastante extenso y actualizado constantemente de cursos.

La convivencia con las universidades tradicionales:

Ante el auge de estas plataformas, algunas nacidas en las propias universidades; todavía es pronto para hablar de la desaparición del modelo de enseñanza como estamos acostumbrados. Considero que es el inicio de una nueva etapa para todos los agentes del negocio de la educación.  Lo que sí pareciera permanecer invariable es la motivación de las personas a estudiar y adquirir conocimientos que les permitan desarrollarse profesionalmente y ganarse la vida, todavía quedan vestigios de la dependencia a poseer títulos medianamente reconocidos local o globalmente y que «aseguren» un reconocimiento de los estudios realizados.

Ante esta necesidad, algunas plataformas están enfocando su estrategia en este sentido, ya no es cumplir únicamente con el paradigma MOOC (abierto, masivo, online… etc) sino de incluir una certificación reconocida oficialmente.  Es el caso de Minerva-Project una start-up de San Francisco que tiene como objetivo convertirse en una universidad del «calibre» de las Ivy-league, que ha llegado a acuerdos con KGI (un instituto enfocado a las ciencias de la vida que forma parte de un consorcio de universidades acreditadas), para impartir cursos con certificación. (ver artículo en Gigaom).  Es interesante como desde su concepción Minerva-project tiene como estrategia lanzar los cursos con certificación,

 El interés a nivel europeo por las plataformas MOOC´s

Dentro de las políticas enmarcadas en Europa 2020, se encuentra la Agenda Digital para Europa y dentro de ésta una de sus acciones se enfoca a la creación de nuevos modelos de negocio basados en la web y provenientes de proyectos de emprendimiento digital. Recientemente han lanzado un concurso público para financiar un estudio preliminar para conocer el impacto de las MOOC´s en las necesidades de educación para competencias web. Parte del concurso incluye un elaborar un «mapa» de los cursos y plataformas existentes en Europa,  un análisis de beneficio de las MOOC´s, un  roadmap de acciones para fomentarlas y la creación de redes de universidades y escuelas de negocio que den cobijo a su difusión y promoción.

Los retos que se plantean:

Como conclusión enumero algunos de los retos a los que se enfrentan tanto los desarrolladores de las plataformas como los demás «actores» de la enseñanza:

  • Sostenibilidad del negocio: la esencia de las MOOC pasa por ser abiertos y masivos y a pesar de que para una universidad abrir algunos de cursos y preparar el material puede ser muy económico, la propia naturaleza cambiante y a la vez exigente de los estudiantes de este tipo cursos exige una constante actualización y mejora de los contenidos además de las inversiones tecnológicas para soportar las operaciones. La monetización ya se está dando en algunos cursos, pero es pronto para hablar de beneficios, además de que inicialmente la opción de obtener un certificado y cobrar por ello no está extendida en todos los cursos.
  • Métodos y pedagogía: la naturaleza online de éstos cursos exige además una preparación pedagógica de los contenidos, desde mi punto de vista la holgura tan amplia para participar en un curso propone una gran diversidad, pero puede hacer que exista una tasa alta de abandonos al no ser posible el seguimiento de curso por parte de los alumnos. Por otro lado la recepción de calificaciones, instrucciones y respuestas a dudas, varían de curso en curso algunos organizan sesiones presenciales en varias ciudades del mundo donde se responden dudas y se conoce personalmente a los compañeros, pero no es una opción extendida en los cursos.
  • Ecosistema de convivencia con las universidades tradicionales. ¿son complementarias? ¿se canibaliza un modelo de negocio existente? .  Estas son algunas preguntas por responder.

Os invito a inscribirse en algunos de los cursos y comentar vuestras experiencias.

Un saludo,   Alfredo

P.S: Os dejo un vídeo sobre lo que son las MOOC (en inglés)

algunas fuentes adicionales:

Massive Open Online Courses, aka MOOCs, Transform Higher Education and Science

An army of new online courses is scaring the wits out of traditional universities. But can they find a viable business model?

Yes, MOOC is the global higher education game changer

Categorías
Economía

Barómetros, índices y scoreboards de innovación II (Indice Altran 2013 de potencial innovador)

Continúo con la serie de posts dedicado a los barómetros, indices y scoreboards de innovación que suelen salir anualmente.  En la entrada anterior (ver) comenté el 8º Barómetro de AlmaCG enfocado a financiación a de la innovación en 10 países.

En esta entrada veremos el índice que elabora Altran año a año, de nuevo mi intención no es replicar los datos disponibles en el estudio sino analizar su enfoque, comentar si es posible cómo fue elaborado y algunas conclusiones para lanzar una reflexión.

Este indice sobre potencial innovador intenta mostrar a través del estudio de una serie de variables y su combinación en un algoritmo, la influencia de un grupo de variables input sobre la inversión en I+D sobre el PIB de los países analizados. Los datos son obtenidos de fuentes oficiales como Eurostat, OCDE e INE. Las cuatro variables se agrupan en grupos: educación, empleo y entorno tecnológico:

  1. Población activa con educación superior (%)
  2. Empleo en servicios de alta tecnología (%)
  3. Investigadores en sector Empresa (%)
  4. Empresas con acceso a Internet de banda ancha (% PIB)

 El modelo se construye en base una ecuación que relaciona la inversión en I+D con cuatro coeficientes y sus respectivas variables (mencionadas anteriormente), más una constante estimada en el proceso de cálculo de los coeficientes. (Ver apartado metodológico del índice. Anexos)

Los valores del índice van del 0 al 1 siendo 1 el mayor valor. La interpretación es el potencial que tiene un país para alcanzar un nivel de inversión en I+D sobre el PIB.  Los resultados a su vez están agrupados en 3 clusters según su capacidad innovadora: Baja, Media y Alta. España se encuentra en el conjunto de capacidad media.

mapaindice_altran2013

En mi opinión en este tipo de índices es más sencillo visualizar las tendencias en bases a otros años.  La evolución del índice desde el 2007, experimenta un estancamiento en los últimos dos años en 0,52.  En la edición de este año Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia mantienen su posición de líderes que vienen ostentando desde el 2011.  El valor para España sigue manteniendo su estancamiento con respecto a los últimos años con un crecimiento muy bajo cercano al 0%.

Desde una perspectiva más general y por grupo de países, vemos en la gráfica la evolución desde el 2007, donde la tendencia en los últimos años es mantenerse estables todos los grupos de países a excepción de los de capacidad alta que pierden 0,05 puntos aproximadamente. España se sitúa por encima de la media europea, después de su punto de inflexión en 2010.

evolucion_indice_altran_iID0713

 En comparación la posición de España en relación al resto de grupos de capacidad he tomado los datos del informe y los e colocado para ver en qué aspectos puede mejorar, para elevar la posición en el índice.

Posición de España vs grupos de capacidad de innovación | Create infographics

 

En el estudio se resalta que el indice a mejorar es el de los investigadores dentro de la empresa, pasando de un 34,5% a un 48%.  En mi opinión esto es mas factible cuando en las empresas verdaderamente existen líneas de investigación y un planteamiento de planificación de la I+D a mediano y largo plazo, nuestro tejido empresarial tiene una particularidad en su tamaño y nivel de I+D; considero también que existen sectores más intensivos en actividades de I+D.  En el componente de empresas con acceso a banda ancha España obtiene el mayor de los resultados, es en mi opinión otro aspecto positivo pero no determinante para comparar el nivel de I+D de una empresa con otra, en la actualidad la banda ancha está extendida en nuestro país y a nivel europeo y es fruto de un gran esfuerzo tanto de los planes públicos como del esfuerzo empresarial en su despliegue. En mi opinión las interacciones entre empresas y su entorno van más allá de la conexión a internet de banda ancha, podríamos pensar en modificar la manera de medirlo pensando en los dispositivos móviles y su utilización como elemento catalizador de la innovación. ¿Acaso la adopción cada vez más de smartphones con más prestaciones y mayor penetración no ejerce un efecto tractor en las innovaciones en productos y servicios?.

Este índice lo he seguido desde hace algunos años y puede ser interesante para la toma de decisiones a un nivel estratégico, pero tal vez no sea el más adecuado para valorar las decisiones más de tipo práctico.

Un saludo,

Nota: el Indice Altran y todo su contenido son propiedad de ALTRAN.

Categorías
Economía Gestion

La política industrial post-crisis. ¿Es necesario volver a lo tangible? (II)

A partir de lo comentado en el post anterior con el mismo título en cuanto a las diversas tipologías de políticas industriales que se pueden dar, el paso siguiente es identificar las variables externas fundamentales para poder analizar cuál es la más conveniente. Una de las herramientas de análisis es la utilización de la matriz de Livessey (propuesta aquí), en la que se compara la situación del país con la del estado del sector a nivel global para diferentes estados del ciclo de vida, a saber, despegue-crecimiento-madurez-declive.

discussing industrial policy rationales based on comparative maturity
discussing industrial policy rationales based on comparative maturity

A partir de la matriz de Livesey se pueden establecer y las diferentes políticas definidas en el post anterior, estudiar la idoneidad de desplegar políticas horizontales o específicas, y dentro de estas últimas, estratégicas o defensivas. A continuación se detallan cada una de las áreas identificadas:

  1. Los sectores se encuentran en la etapa de despegue tanto en el país como a nivel mundial. Por ello, es habitual desarrollar en este caso una política específica y estratégica, de cara a alcanzar un mejor posicionamiento en el mercado al pasar a las fases siguientes del ciclo de vida.
  2. Los sectores en la industria nacional están en una fase menos desarrollada que el sector global, ya en fase de crecimiento y madurez. En este caso, nos encontramos con un país en desarrollo que tratará de proteger su industria naciente a través de medidas protectoras.
  3. Los sectores en la industria nacional está en la etapa de crecimiento o madurez, estando la industria a escala mundial menos desarrolladas. Esta situación es propia de economías desarrolladas, donde las políticas buscan consolidar sus fortalezas.
  4. Los sectores que se encuentren en la etapa de madurez o declive tanto en el país como en a nivel global. En esta situación lo más conveniente es desarrollar políticas horizontales dado el escaso recorrido que previsiblemente va a tener el sector.

Un ejemplo de este caso son las estrategias de competitividad llevadas a cabo entre 1992 y 2007 para desarrollar las condiciones económicas a nivel general, de forma transversal a todos los sectores, acercándose por tanto a las políticas industriales horizontales puras, aunque bien es cierto que algunos lo hicieron contener elementos sectoriales, por ejemplo, el énfasis en la alta tecnología y avanzado.

  1. El sector en la industria nacional está en la madurez o declive mientras que la industria a nivel global todavía se encuentra en fase de despegue emergente o en crecimiento. Este caso suele darse con sectores implantados en vía de desarrollo en los que el factor mano de obra son muy significativos. Por eso, las políticas industriales más habituales suelen ser del tipo específica defensiva, de cara a tratar de mantener el sistema y retrasar los posibles cambios estructurales derivados de la nueva situación, así como comenzar a adoptar medidas de ajuste que permitan afrontar con mayor seguridad y competitividad los nuevos desafíos creados.

Las políticas de protección de las industrias navales, minería y automoción en el Reino Unido pueden son un ejemplo en este punto.

  1. Los sectores donde aún está emergiendo la industria nacional, pero a nivel global se encuentra en declive. Puede haber por tanto oportunidades para que los países puedan adoptar políticas industriales estratégicas, aunque previamente es necesario conocer la causa de esa situación de declive –si es por una demanda en retroceso o si lo es por la aparición de nuevos competidores que están robando cuota de mercado-, ya que determinará el tipo de política específica que pueden llevar a cabo, esto es, estratégica o defensiva.
  2. Los sectores en los que la industria está en fase de creciendo en el país, mientras que a escala mundial se encuentra en declive. Básicamente se pueden hacer las mismas consideraciones que en el caso anterior, aunque en este caso es habitual que se encuentren países en desarrollo que traten de acortar las distancias que les separan de los países desarrollados.

Ejemplos prácticos de las políticas industriales

Clústeres

Es la tendencia de las empresas de un determinado sector a concentrarse geográficamente. El comportamiento de las empresas agrupadas a nivel local ha sido estudiado desde hace algún tiempo en base del modelo de Porter  y han estado presentes como una herramienta de política para los gobiernos.

Las iniciativas políticas para fomentar las agrupaciones de empresas son ahora comunes, tanto a través de políticas horizontales como específicas.

Su objetivo reside en lograr ventajas competitivas a través de una concentración geográfica, que pueda ofrecer economías de escala, generación de sinergias así como atraer el interés de empresas e inversores.

La agrupación de empresas puede reducir los costos unitarios de los servicios técnicos prestados a los miembros de la agrupación. Es más sencillo establecer acuerdos de colaboración para poder regular demandas y recursos, además de facilitar el flujo de ideas e información. Se pueden implantar metodologías de innovación abierta para llevar a cabo proyectos y actividades de I+D+i de forma más eficiente, generar nuevas spin-off y start-ups, etc.,

El interés por la creación de los clústeres se cimenta en torno a tres ventajas fundamentales: Productividad e innovación, efecto demostrador y la creación de empresas.

Algunos ejemplos pueden encontrarse en Silicon Valley, Cambridge, Sophia Antipolis, etc.

Como referencia en agosto del 2012 finalizó TACTICS un proyecto a nivel europeo bajo la iniciativa Pro Inno Europe INNO-NETS y coordinado  por algunas de las organizaciones nacionales de innovación punteras enfocado a la mejora de las políticas y acciones practicas de los clusters. Entre sus publicaciones destaca un conjunto de guías para cubrir los seis objetivos básicos del proyecto agrupados en torno a la creación de clústeres excelentes y a su aprovechamiento. Para ver más sobre la actualidad de los clusters a nivel europeo se puede visitar la web del Observatorio Europeo de Clusters.

 En el Business Report del mes de Julio de la revista MIT Technology Review, justamente se plantea en el artículo de Antonio Regalado In Innovation Quest, Regions Seek Critical Mass  (en castellano aquí¿Cómo es posible convertirse en el próximo centro de atención tecnológico?, una de las conclusiones del artículo deja una buena base para el debate o incluso un nuevo post. ¿Son los gobiernos los que pueden inclinar la balanza hacia un cluster/región u otro, o son las empresas que puedan materializar las tecnologías / tendencias en oportunidades de negocio rentables?.

Promoción de la inversión

Los efectos beneficiosos de la inversión extranjera directa son múltiples y muy diversos: la expansión de la capacidad productiva, la creación de empleo, la mejora del capital humano, la innovación y la difusión de tecnología y el desarrollo empresarial.

Además, los beneficios pueden extenderse de las empresas multinacionales a las empresas locales y resultar en el crecimiento de la productividad para la economía del país ejerciendo un efecto tractor.

Casi todos los gobiernos de hoy en día tienen políticas para atraer a los inversores internacionales. Los países apuntan cada vez más las inversiones internacionales en las industrias de alta tecnología de fabricación, tales como la electrónica, equipos de telecomunicaciones, productos farmacéuticos, la industria aeroespacial y de automóviles y en el conocimiento y en servicios de obra, como los servicios empresariales y telecomunicaciones. Los países también tienen cada vez más en cuenta la creciente fragmentación internacional de las cadenas de valor y poner en práctica un enfoque más funcional «basado en tareas», dando prioridad a los laboratorios de I + D, o de la sede y de otros centros de decisión.

Contratación pública

En los últimos años, las administraciones han impulsado el procedimiento de la contratación pública de innovaciones como herramienta para fomentar la puesta en marcha de proyectos de I+D+i. Constituyendo una de las políticas del lado de la demanda.

Gracias al posicionamiento, demanda estable y dinamizador de la I+D+i, la administración debe estimular la puesta en marcha de nuevos proyectos y convertirse en generador de demanda de los resultados de estos proyectos, de forma que por un lado contribuya  a la rentabilidad de la iniciativa privada y por otro lado generar interés por parte de la sociedad en implantar y apostar por nuevos desarrollos. Con ello, también se minoran los problemas de la financiación de las iniciativas innovadoras y

El concepto de fomento de la innovación mediante la contratación no es nuevo y algunos países han aplicado políticas de adquisiciones tecnológicas activas durante décadas. La contratación pública, por ejemplo, ha sido determinante en la aparición de diversos sectores de alta tecnología en los Estados Unidos, Japón y Francia. En estados unidos es emblemático el programa SBIR (Small Bussiness Innovation Research Program) introducido en 1982 ya que ha servido como ejemplo a los demás países. Sin embargo, el potencial de la contratación pública ha recibido un impulso renovado. Por ejemplo, el Reino Unido ha buscado activamente la integración de las adquisiciones para la innovación en el gobierno desde 2003. Y Alemania ha creado un nuevo Acuerdo sobre Contratación Pública de la Innovación por la que seis ministerios federales promoverán la contratación innovadora.

Tal y como se puede ver a continuación, la mayoría de los países están tratando de utilizar la contratación para la innovación mediante una variedad de instrumentos duros y blandos:

What practices are used to promote innovation?
What practices are used to promote innovation?

En España, existe un mecanismo que ha ido tomando relevancia en los últimos años, más recientemente después del impacto de la Ley de Economía Sostenible dentro de la Ley de Contratos del Sector Público, donde se modifica el marco normativo para compras especiales de alto carácter innovador.

Dichos mecanismos de compra pública innovadora constituyen una vía diferente para adelantar soluciones más avanzadas al sector público que las que hay disponibles en el mercado.

Está incluida dentro del proceso de contratación pública y se inspira en la compartición por parte de la administración pública y las empresas, de los riesgos que supondría desarrollar tecnologías innovadoras no existentes en el mercado. Esto indudablemente genera un efecto tractor en ciertas industrias intensivas en I+D.

Fomentar el crecimiento “verde”

Un cuarto ejemplo de las políticas industriales en la acción es el crecimiento “verde”. Como hemos visto, muchos países de todo el mundo están adoptando un paquete de políticas horizontales y selectivos a lo largo de diversas líneas enmarcadas en este principio. En algunos mercados, como el transporte o la energía, existen importantes barreras de entrada que limitan y dificultan la entrada de nuevos actores, además de considerables incertidumbres acerca de la viabilidad y tiempos de retorno de las inversiones.

Esto puede ser un obstáculo especialmente importante en el sector de la energía, donde los altos costos de capital de inversión hacen que sea muy difícil la entrada de nuevos inversores en nuevas tecnologías.

En este punto es donde debe incidir las políticas desarrolladas, tratando de asegurar que los procesos de selección competitiva basada en la contención de los costes y selección de proyectos que mejor sirvan a los objetivos de política pública, sin favorecer a los operadores tradicionales o proporcionar nuevos oportunidades de negocio. Por ello, es fundamental garantizar una evaluación rigurosa de los efectos de las políticas.

Otra dimensión a las políticas industriales en el área de crecimiento verde es cómo los gobiernos pueden asegurar mejor que su país puede capturar el valor de la innovación ecológica en los ámbitos nacional, regional y local. En una economía global altamente interconectada, las empresas y los gobiernos tendrán que tomar decisiones y establecer prioridades para las áreas en las que pueden alcanzar la excelencia y la masa crítica.

 Conclusiones

En el documento se propone una nueva tipología basada en la orientación de la política y el dominio de la política.

Por lo tanto, la orientación de la política industrial puede ser horizontal o selectiva, a pesar de que se reconoce que algunas políticas llamados horizontales pueden ser selectivo, ya sea en su aplicación o su impacto.

Las políticas selectivas pueden ser diseñados para centrarse en determinados sectores, tecnologías o «tareas» (etapas de la cadena de valor) o alguna combinación de los tres.  Políticas industriales activas de este tipo pueden ser estratégica o defensiva / reactiva.

Mientras tanto la dirección a los desafíos del entorno económico, las políticas de defensa / reactiva suelen ser impulsados por consideraciones a corto plazo  y pueden ser más propensos a la influencia política.

Estas políticas tienen más probabilidades de tener éxito si hay pruebas sólidas del fracaso del mercado, unas condiciones apropiadas y una estrategia de salida clara.  Los enfoques más estratégicos para la política industrial se pueden caracterizar  de acuerdo a si son las ventajas comparativas de seguimiento o de la ventaja comparativa en desarrollo (o, equivalentemente,  si la ventaja comparativa está abierta o latente), y de acuerdo a si el país o industria es el modo incatch-up o en la frontera.

Esta clasificación de dos vías ofrece una idea de enfoques de la política industrial para los sectores y tecnologías en diferentes etapas de madurez y de países en diferentes etapas de desarrollo.

Una lección que se desprende es que un solo tamaño no sirve para todos.

En cuanto a la tipología de acuerdo con el ámbito de la política, el documento propone un marco basado en la contabilidad del crecimiento, distinguiendo los instrumentos de la política industrial en función de si operan principalmente en los mercados de productos, en los mercados de factores, o en los sistemas y las instituciones necesarias para hacer un caballeros juntos y coordinar todos los mercados.

Esta clasificación paralela cuidadosamente la evolución del pensamiento (trazada en la Sección 5) acerca de la justificación de las intervenciones de política industrial, que ha pasado de un enfoque tradicional, basado en gran medida de intervención en el mercado de productos (subvenciones a la producción, la propiedad estatal, la protección arancelaria), a través del mercado de fallos corrección de impuestos y subsidios que operan principalmente en los mercados de factores (incentivos a la I + D, subsidios de capacitación, subsidios de inversión, ayuda para el acceso a la financiación) a un enfoque en las intervenciones que ayudan a construir sistemas, creación de redes, el desarrollo de instituciones y alinear las prioridades estratégicas.

Los acontecimientos recientes en la teoría y práctica de la política industrial sugieren que es posible encontrar una justificación teórica para un gobierno
papel y estos argumentos tienen en todo caso ha fortalecido por la crisis económica.
Sin embargo, existen importantes dificultades prácticas, sobre todo el riesgo de fracaso del gobierno, incluidos los importantes requisitos de información, el riesgo de captación de rentas y el uso potencial de las políticas industriales para los objetivos proteccionistas.

A menos que se resuelvan estos problemas, los enfoques tradicionales de la política industrial parecen destinados al fracaso, y el registro histórico no ha sido amable.

Entonces, ¿qué pueden hacer los gobiernos «más allá de la política industrial», con el fin de evitar los errores del pasado de moda, selectiva-reactivo, producto subsidio del mercado centrado variedad de la política industrial? Medidas «horizontales» siguen siendo la mejor forma hacia adelante, pero se reconoce que puede haber algunos aspectos de la política en las decisiones estratégicas necesitan ser hechas.
El consenso es que los riesgos asociados a la política industrial selectiva, estratégica pueden ser minimizados a través de una forma «suave» de la política industrial, basada en una función de coordinación más facilitador para el gobierno, de acuerdo con el enfoque de sistemas se describen en este documento.

El objetivo de la política de «suave» industrial es el desarrollo de formas de gobierno y la industria trabajen juntos para establecer las prioridades estratégicas, se ocupan de los problemas de coordinación, permite la experimentación, evitar ser capturado por los intereses creados y mejorar la productividad.

Aunque no es inmune a los peligros de la falla del gobierno, tal enfoque, si se diseña e implementa cuidadosamente, tiene muchas más probabilidades de éxito que las intervenciones de política industrial selectiva-defensivos costosos y distorsiones del pasado.

El artículo explora algunas iniciativas recientes en materia de política racimos, promoción de inversiones, la contratación pública y el crecimiento verde, todos los cuales tratan de reflejar los elementos de la nueva forma de pensar en su enfoque.
Un mensaje claro a surgir la necesidad de un mejor seguimiento y evaluación de las iniciativas de política industrial.

Muchos comentarios llaman la atención sobre la falta de datos sistemáticos de evaluación, en particular para el tipo de intervención adoptada en países de la OCDE. La transparencia, el seguimiento y la evaluación y el intercambio de experiencias a través de las áreas de política y entre los países ayudarán a evitar peligros en el futuro. En un momento en que muchos países de la OCDE han puesto en marcha políticas para promover nuevas fuentes de crecimiento a través de medidas del lado de la oferta, en un contexto de restricción fiscal, existe una necesidad urgente de políticas a evaluar cuidadosamente con un marco coherente.

Idealmente, la planificación para el seguimiento y la evaluación debe comenzar en el tiempo de la política, está siendo formulada. Al decidir las prioridades de evaluación, la atención debe centrarse en las políticas selectivas e incluyen tanto medidas reactivas y estratégicos, lecciones distintivos específicos de la respuesta a la crisis de los de aplicación más general.

También hay una necesidad particular para más evaluación de la estrategia industrial, o paquetes de medidas, así como el enfoque más tradicional en instrumentos específicos. Esto requiere un enfoque ecléctico y es probable que incluya una combinación de la investigación cuantitativa y cualitativa, a la que la OCDE está en condiciones de contribuir.

Categorías
Economía Gestion

La política industrial post-crisis. ¿Es necesario volver a lo tangible?

Una interpretación del paper: “Beyond Industrial Policy”

Hace unas semanas decidimos mi compañero David Bar @dbriveiro y yo lanzar varias entradas en conjunto.  Por motivos de trabajo estábamos investigando sobre política industrial por lo que nos pareció interesante hablar sobre algunas de las publicaciones.

Introducción

A partir de la crisis económica de 2008, los distintos gobiernos han estado buscando posibles soluciones a esta grave situación, pudiendo generar nuevas fuentes de empleo y crecimiento económico, una vez que los modelos predominantes en aquél momento se demostraron desfasados y descompasados.

Este reciente interés por las políticas de estímulo industrial ha abierto la posibilidad de un cambio de los modelos productivos y una mejora de las expectativas en cuanto a la creación de empleo, dinamización de la economía y generación de conocimiento.. Países como Francia, Japón, Holanda, Reino Unido, Estados Unidos, Brasil, China o India han desarrollado en los últimos años diversas políticas y mecanismos de estímulo al desarrollo industrial con este objetivo.

Citando el caso francés, un ejemplo a mencionar son los Pôles de Competitivité, si bien es cierto que responden a una política regional, al momento de su concepción hacia el 2004, representaban un nuevo enfoque de la política industrial de Francia, haciendo frente a una serie de retos y necesidades de la industria francesa, como la deslocalización y la presión en la exportaciones a causa de las economías emergentes entre otras.

Desde un punto de vista académico la política industrial se puede definir de forma general y a partir de la definición de Pack y Saggi (2006), como cualquier tipo de intervención que trata de alterar la estructura productiva a partir de los sectores existentes, con el objetivo de estimularlas y obtener mejores perspectivas de crecimiento económico.

Durante los últimos 30 años, las políticas económicas se centraron fundamentalmente en el desarrollo de sistemas de producción de alto valor añadido, como mecanismo de evitar la commoditización, la inversión en activos intangibles como desarrollo de conocimiento, así como la observación de las necesidades actuales y potenciales de un mercado global que pueda ser satisfecho y, de forma transversal, llevar a cabo soluciones en el ámbito del desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente.

En otros casos la política económica más reciente suele tener un enfoque defensivo en respuesta a el éxito de economías emergentes en términos de amenaza a la competitividad y desafíos en casi todas las industrias y cadenas de valor.

Por esta razón, se desarrollaron sobre todo en los extremos del ciclo de vida de la actividad productiva –tal y como se refleja en la gráfica siguiente-, tratando de estimular el desarrollo de actividades de I+D en la etapa de pre-producción y la de los servicios de valor añadido en la post-producción, ya que resultaba antieconómico e insostenible para una economía desarrollada, al estar dominada por los países subdesarrollados o emergentes.

Source: Gary Gereffi, presentation at OECD workshop, September 2010
Source: Gary Gereffi, presentation at OECD workshop, September 2010

A pesar de que a primera la producción industrial interna puede considerarse que tiene un escaso peso en la actividad económica, a día de hoy representa más de un 40% de la demanda total en muchos de los países de la OCDE.

Source: OECD estimates, based on UNSD
Source: OECD estimates, based on UNSD

Este interés por potenciar y desarrollar la industria productiva no se encuentra tanto en el valor que genera por sí sola, sino sobre todo por el efecto de arrastre que tiene a lo largo de la cadena de valor, incluyendo las actividades de mayor valor añadido, incluyendo la I+D o los servicios, que pueden generar sinergias al desarrollar todas las etapas del ciclo de vida del producto.

Las políticas industriales se han establecido históricamente a partir de diversos enfoques, como pueden ser el objetivo de su puesta en marcha, el grupo al que se dirigen principalmente estas políticas, y las causas que originado su desarrollo. Actualmente, además, se han considerado dos nuevas dimensiones que se detallan más adelante: el marco operativo -que se ven influenciados por la puesta en práctica de estas políticas-, y su orientación en el ámbito temporal y sectorial.

En España el debate es sobre el cambio del modelo productivo está sobre la mesa, lo que muestran los datos de la aportación a la economía de los sectores que la componen, muestran una redistribución hacia el sector servicios, con un descenso de la agricultura y el sector industrial. Una buena aproximación al Análisis de Política Industrial Española lo ofrece este artículo de Carlos Espinosa de los Monteros y Vicente Boceta Alvarez, en la revista SICE. con motivo de los 75 años de la Política Industrial Española. Ver:

VAB A PRECIOS DE MERCADO | Infographics

 

Queda entonces plantear una reflexión hacia cómo sacar provecho a nuestra situación actual donde el sector servicios es fuerte y si lo vinculamos a lo mencionado anteriormente sobre el efecto de arrastre que produce el desarrollo de la industria productiva, sólo  bastaría fomentarla activamente ya que algunos habilitadores como el conocimiento, la innovación y los enclaves estratégicos están presentes en España y por tanto será más acelerada la recuperación de este sector.

Nos queda como reto analizar otras publicaciones sobre la política industrial y cuáles son las líneas que nos ofrece PLAN INTEGRAL. DE. POLÍTICA INDUSTRIAL 2020 (quedará para próximas entradas).

Un saludo,

 Imágenes y fuente: Warwick, K. (2013), «Beyond Industrial Policy: Emerging Issues and New Trends», OECD Science, Technology and Industry Policy Papers, No. 2, OECD Publishing.  doi: 10.1787/5k4869clw0xp-en