Barómetros, índices y scoreboards de innovación (serie de posts)

Año tras año con mayor o menor rigurosidad tanto los organismos públicos como grandes empresas publican estudios que intentan medir el pulso de la actividad innovadora en un determinado ámbito geográfico o sectorial.

Esta serie de tres entradas versarán sobre las siguientes publicaciones:

  1. 8º Barómetro Internacional AlmaCG de financiación de la innovación 2012 en Europa (esta entrada)
  2. Índice Altran de potencial innovador 2013
  3. Innovation Union Scoreboard 2012

1.  8º Barómetro Internacional AlmaCG de financiación de la innovación 2012. Éste barómetro en su octava edición intenta medir el “pulso”  de la financiación de la innovación de un conjunto de empresas (en esta edición unas 4.320 empresas innovadoras) de 10 países donde la consultora tiene operaciones.  Para realizar esta entrada me he basado tanto en el barómetro como la información disponible en la nota de prensa.

El estudio tiene dos objetivos: tener una visión de las herramientas de financiación que utilizan las empresas para financiar sus actividades de I+D e innovación; medir el impacto de la utilización de esas herramientas en la actividad de las empresas.  Este año para cada país se ha contado con la participación de expertos provenientes del sector público y privado. Para España se contó con la participación de Francisco Marín, de la Fundación Cotec.

El barómetro está compuesto por cuatro grandes bloques y sus principales conclusiones son:

  • La innovación como motor del crecimiento. En este apartado se analizan tanto las prioridades estratégicas para el crecimiento como la percepción en el acceso a los fondos para financiarla.  Para las empresas españolas las tres prioridades son Innovación (24%), Reducir los costes (18%) y Desarrollo Internacional (13%).  Asimismo la financiación disminuye para la España y Portugal en un 34% según la percepción de las empresas en comparación con el 22% del resto de países consultados.
  • Financiación global de la innovación. Se pretende conocer el origen de los fondos destinados a la actividad de I+D e innovación y el impacto en la dinámica de la empresa. Las empresas financian mayoritariamente las actividades de I+D con fondos propios y el 54% de las encuestadas se han beneficiado de ayudas públicas.  En cuanto al impacto las empresas españolas ; un 27% han aumentado el volumen de negocio, el 19% aumentado las innovaciones puestas en el mercado, el 18% han aumentado el trabajo en I+D y el 20% aumentó los acuerdos en I+D.
  • Fiscalidad asociada a la Innovación. Enfocado a conocer el uso de los incentivos fiscales y aquellas elementos que dificultan su aplicación. En España un 55% de las empresas ha contestado que utilizan las deducciones fiscales y enumeran los obstáculos para su aplicación. Algunos de los más relevantes son, la realización de actividades no deducibles (28%), el incentivo tiene poco interés financiero (21%), falta de conocimiento del incentivo ( 15%) y la complejidad del mecanismo (17%). Ver gráfico 1
  • Subvenciones y ayudas públicas. El 54% de las empresas encuestadas han utilizado las ayudas públicas, en una proporción 70 / 30 entre  subvenciones a fondo perdido y préstamos.  Teniendo una fuerte tendencia el uso por parte de grandes empresas.

Algunas conclusiones del barómetro a destacar:

  • Las deducciones fiscales son el mecanismo de referencia de las empresas, además de ser una herramienta que puede influir en la atracción de inversión extranjera.
  • La inversión en innovación es imprescindible para desarrollar un liderazgo global y la creación de valor
  • Existe una preocupación por la disminución de los fondos y en general la financiación para el 2012 y en los años próximos.

La intención del post más allá de replicar algunos datos disponibles en profundidad en el estudio, es de destacar la particular importancia de conocer el estado en que se están utilizando los incentivos de un país en concreto.  Este estudio que seguramente será repetido en 2013, nos permite tener una visión de lo que ocurre en un momento más cercano al actual ya que los resultados de las estadísticas oficiales como la estadística de actividades de I+D del INE suelen actualizarse con uno o dos años de retraso. Por supuesto son datos nada comparables  y con rigor metodológico distinto pero que con este tipo de barómetros  nos podemos hacer una idea de como están la cosas a nivel empresarial.

Como reflexión en el apartado de la fiscalidad de la innovación, resulta llamativo que el uso de los incentivos tenga algunas valoraciones como “poco interés financiero”, “desconocimiento”, “actividades no elegibles”. En mi opinión no deja de ser preocupante ya que tenemos un sistema de incentivos fiscales bastante amplio en términos de actividades elegibles (en ningún otro país el concepto de innovación tecnológica la i pequeña  está contemplado) y el interés financiero de los mismos resulta más que justificado por el hecho de disminuir la carga impositiva de las empresas que realizan las actividades elegibles. Pareciera que las subvenciones a fondo perdido (ingresos extraordinarios a nivel contable) fueran la única vía para incentivar la realización de actividades innovadoras, ¿nos hemos quedado congelados en los tiempos de bonanza?.

Comparemos en el siguiente gráfico el destino o “impacto” de las deducciones en el desarrollo empresarial. Véase la comparación de importancia con respecto al resto de países, al menos el orden de prioridad es el mismo entre España y el resto.

Gráfico 1

Espero os guste y en breve os comentaré los demás estudios. El índice Altran de potencial innovador 2013 y el IUS 2013.

Saludos,

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *