Categorías
Innovación Tecnología

Programa Estratégico CIEN

Vuelven las ayudas a grandes consorcios de investigación inspirados en los antiguos «CENIT» e «INNPRONTA»,  aunque ya se habían publicado las bases y en la web del CDTI existe una ficha resumen de la ayuda, hoy ha sido la presentación del programa por parte de las autoridades.

 

Veamos un pequeño resumen del programa:

El Programa Estratégico de Consorcios de Investigación Empresarial Nacional (CIEN) financia grandes proyectos de investigación industrial y de desarrollo experimental, desarrollados en colaboración efectiva por agrupaciones empresariales y orientados a la realización de una investigación planificada en áreas estratégicas de futuro y con potencial proyección internacional. Las actividades de investigación industrial y de desarrollo experimental son las definidas en la normativa europea sobre ayudas de estado.

Beneficiarios:

Serán consorcios empresariales, formalizados mediante un acuerdo privado de colaboración. Todas las empresas integrantes del consorcio tendrán la consideración de beneficiarias. Cada consorcio debe estar constituida por un mínimo de tres y un máximo de ocho empresas; al menos dos de ellas deberán ser autónomas, y al menos una de ellas tendrá consideración de PYME.
Cada consorcio identificará la empresa que ejercerá de “coordinadora de proyecto”, que deberá ser una empresa grande o mediana. La coordinadora del proyecto será la interlocutora del CDTI desde la solicitud de la ayuda hasta la aprobación, en su caso, por el Consejo de Administración del Centro; todo ello sin perjuicio de que el CDTI, durante esta fase, pueda ponerse en contacto directo con cualquiera de las empresas que conformen la agrupación.

Participación relevante de organismos de investigación:

Los proyectos deben contar con una participación relevante de organismos de investigación desde el punto de vista cualitativo y cuantitativo. En este sentido, se exige que al menos el 15% del total del presupuesto del proyecto aprobado por el Consejo de Administración del CDTI se subcontrate con organismos de investigación; uno de los cuales, al menos, será de titularidad pública.
Duración del proyecto: la duración mínima será de 36 meses y la máxima de 48 meses.

Presupuesto del proyecto: El presupuesto mínimo financiable es de 7.000.000 euros y el presupuesto máximo de 20.000.000 euros.

Fecha límite: 15 de julio de 2014 a las 12:00 horas

 

La ayuda se compone de un tramo reembolsable y de un tramo no reembolsable (TNR):

a) El tipo de interés aplicable al tramo reembolsable es Euribor+0,1% a un año, fijado a la fecha de la aprobación de la ayuda por el Consejo de Administración del CDTI. Los intereses ordinarios del préstamo se devengarán semestralmente desde el momento de la disposición de la ayuda.
b) El tramo no reembolsable es de hasta el 30% de la ayuda aprobada por el Consejo de Administración del CDTI.
Intensidad máxima de ayuda: La financiación concedida a cada proyecto deberá respetar en todo caso los límites de intensidad máxima de ayuda establecidos en la normativa comunitaria de ayudas de estado aplicable. En el caso de las ayudas parcialmente reembolsables el importe de ayuda es el equivalente de subvención bruta calculado de acuerdo con la Comunicación de la Comisión relativa a la revisión del método de fijación de los tipos de referencia y de actualización (2008/C 14/02). En el supuesto de que un proyecto conste de actividades de distinta naturaleza se aplicarán los límites de intensidad según cada tipo de actividad.

Desembolso de la ayuda. Anticipos

El desembolso de la ayuda tendrá lugar tras la certificación de conformidad del cumplimiento de las condiciones técnicas y económicas previstas para cada uno de los hitos del proyecto. A estos efectos, y con carácter previo a la certificación, cada empresa del consorcio debe remitir al CDTI una justificación técnica y una auditoría de gastos de cada hito del proyecto.

Cada empresa podrá acogerse a uno de estos anticipos:

Anticipo del 25% (máximo 200.000 euros). La empresa podrá optar a un anticipo del 25% de la ayuda concedida con un límite de hasta 200.000 €, sin garantías adicionales. Las cantidades superiores a 200.000 euros deberán avalarse por entidades financieras o sociedades de garantía recíproca con solvencia suficiente a juicio del CDTI.

Anticipos del 50%. La empresa podrá solicitar un anticipo del 50% de la ayuda concedida, siempre que aporte avales de entidades financieras o sociedades de garantía recíproca con solvencia suficiente a juicio del CDTI, para garantizar el 25% adicional del anticipo solicitado.

Cualquier desembolso de cantidad por parte del CDTI queda condicionado a la comprobación de las siguientes circunstancias:

Que el beneficiario se encuentra al corriente en el cumplimiento de las obligaciones tributarias y frente a la Seguridad Social,
que el beneficiario se encuentra al corriente de pago de sus obligaciones de reembolso de cualesquiera otras ayudas concedidas anteriormente por el CDTI o de cualesquiera otros préstamos o anticipos concedidos anteriormente con cargo a los Presupuestos Generales del Estado.
que el beneficiario no está sujeto a una orden de recuperación pendiente tras una decisión previa de la Comisión Europea que haya declarado una ayuda ilegal e incompatible con el mercado interior.

Devolución de la ayuda:

El tramo reembolsable se devolverá en un plazo de 10 años, contados a partir del centro de gravedad del proyecto, que se calcula en función de la duración y del importe de los hitos del proyecto. La primera amortización del principal se realizará 3 años después del centro de gravedad del proyecto y nunca antes de 2 años contados desde su fecha de finalización.

Gastos elegibles:
  • Gastos de personal investigador, técnico y auxiliar.
  • Costes de instrumental y material, en la medida y durante el período en que se utilice para el proyecto, incluyendo amortizaciones en su caso.
  • Costes de investigación contractual, conocimientos técnicos y patentes adquiridas u obtenidas por licencia de fuentes externas a precios de mercado, y los costes de consultoría y servicios equivalentes destinados de manera exclusiva al proyecto.
  • Gastos generales suplementarios directamente derivados del proyecto.
  • Otros gastos de funcionamiento, incluidos costes de material, suministros y productos similares, que se deriven directamente del proyecto.
Criterios de evaluación de los proyectos

En la evaluación de los proyectos se tendrán en cuenta los siguientes criterios con la ponderación indicada en la “guía del solicitante”:

  • Adecuación a los requisitos del Programa CIEN
  • Adecuación empresa/consorcio al proyecto
  • Valoración técnica del proyecto
  • Valoración del mercado
  • Valoración socioeconómica
  • Participación y experiencia del consorcio en programas internacionales de I+D
  • Evaluación económico financiera de las propuestas que confirme y determine la viabilidad financiera de las empresas

Más información en la web del CDTI : [button icon=»glyphicon glyphicon-link» align=»left» type=»link» target=»false» title=»CDTI» link=»http://www.cdti.es/index.asp?MP=7&MS=734&MN=3″]  |  descarga de ficha resumen [button icon=»glyphicon glyphicon-cloud-download» align=»left» iconcolor=»#e0b284″ type=»link» target=»false» title=»FICHA» link=»http://www.cdti.es/recursos/doc/Programas/Financiacion_CDTI/2376_135135201418126.pdf»]

Categorías
Economía

Barómetros, índices y scoreboards de innovación II (Indice Altran 2013 de potencial innovador)

Continúo con la serie de posts dedicado a los barómetros, indices y scoreboards de innovación que suelen salir anualmente.  En la entrada anterior (ver) comenté el 8º Barómetro de AlmaCG enfocado a financiación a de la innovación en 10 países.

En esta entrada veremos el índice que elabora Altran año a año, de nuevo mi intención no es replicar los datos disponibles en el estudio sino analizar su enfoque, comentar si es posible cómo fue elaborado y algunas conclusiones para lanzar una reflexión.

Este indice sobre potencial innovador intenta mostrar a través del estudio de una serie de variables y su combinación en un algoritmo, la influencia de un grupo de variables input sobre la inversión en I+D sobre el PIB de los países analizados. Los datos son obtenidos de fuentes oficiales como Eurostat, OCDE e INE. Las cuatro variables se agrupan en grupos: educación, empleo y entorno tecnológico:

  1. Población activa con educación superior (%)
  2. Empleo en servicios de alta tecnología (%)
  3. Investigadores en sector Empresa (%)
  4. Empresas con acceso a Internet de banda ancha (% PIB)

 El modelo se construye en base una ecuación que relaciona la inversión en I+D con cuatro coeficientes y sus respectivas variables (mencionadas anteriormente), más una constante estimada en el proceso de cálculo de los coeficientes. (Ver apartado metodológico del índice. Anexos)

Los valores del índice van del 0 al 1 siendo 1 el mayor valor. La interpretación es el potencial que tiene un país para alcanzar un nivel de inversión en I+D sobre el PIB.  Los resultados a su vez están agrupados en 3 clusters según su capacidad innovadora: Baja, Media y Alta. España se encuentra en el conjunto de capacidad media.

mapaindice_altran2013

En mi opinión en este tipo de índices es más sencillo visualizar las tendencias en bases a otros años.  La evolución del índice desde el 2007, experimenta un estancamiento en los últimos dos años en 0,52.  En la edición de este año Suecia, Finlandia, Dinamarca e Islandia mantienen su posición de líderes que vienen ostentando desde el 2011.  El valor para España sigue manteniendo su estancamiento con respecto a los últimos años con un crecimiento muy bajo cercano al 0%.

Desde una perspectiva más general y por grupo de países, vemos en la gráfica la evolución desde el 2007, donde la tendencia en los últimos años es mantenerse estables todos los grupos de países a excepción de los de capacidad alta que pierden 0,05 puntos aproximadamente. España se sitúa por encima de la media europea, después de su punto de inflexión en 2010.

evolucion_indice_altran_iID0713

 En comparación la posición de España en relación al resto de grupos de capacidad he tomado los datos del informe y los e colocado para ver en qué aspectos puede mejorar, para elevar la posición en el índice.

Posición de España vs grupos de capacidad de innovación | Create infographics

 

En el estudio se resalta que el indice a mejorar es el de los investigadores dentro de la empresa, pasando de un 34,5% a un 48%.  En mi opinión esto es mas factible cuando en las empresas verdaderamente existen líneas de investigación y un planteamiento de planificación de la I+D a mediano y largo plazo, nuestro tejido empresarial tiene una particularidad en su tamaño y nivel de I+D; considero también que existen sectores más intensivos en actividades de I+D.  En el componente de empresas con acceso a banda ancha España obtiene el mayor de los resultados, es en mi opinión otro aspecto positivo pero no determinante para comparar el nivel de I+D de una empresa con otra, en la actualidad la banda ancha está extendida en nuestro país y a nivel europeo y es fruto de un gran esfuerzo tanto de los planes públicos como del esfuerzo empresarial en su despliegue. En mi opinión las interacciones entre empresas y su entorno van más allá de la conexión a internet de banda ancha, podríamos pensar en modificar la manera de medirlo pensando en los dispositivos móviles y su utilización como elemento catalizador de la innovación. ¿Acaso la adopción cada vez más de smartphones con más prestaciones y mayor penetración no ejerce un efecto tractor en las innovaciones en productos y servicios?.

Este índice lo he seguido desde hace algunos años y puede ser interesante para la toma de decisiones a un nivel estratégico, pero tal vez no sea el más adecuado para valorar las decisiones más de tipo práctico.

Un saludo,

Nota: el Indice Altran y todo su contenido son propiedad de ALTRAN.

Categorías
Economía

Barómetros, índices y scoreboards de innovación (serie de posts)

Año tras año con mayor o menor rigurosidad tanto los organismos públicos como grandes empresas publican estudios que intentan medir el pulso de la actividad innovadora en un determinado ámbito geográfico o sectorial.

Esta serie de tres entradas versarán sobre las siguientes publicaciones:

  1. 8º Barómetro Internacional AlmaCG de financiación de la innovación 2012 en Europa (esta entrada)
  2. Índice Altran de potencial innovador 2013
  3. Innovation Union Scoreboard 2012

1.  8º Barómetro Internacional AlmaCG de financiación de la innovación 2012. Éste barómetro en su octava edición intenta medir el «pulso»  de la financiación de la innovación de un conjunto de empresas (en esta edición unas 4.320 empresas innovadoras) de 10 países donde la consultora tiene operaciones.  Para realizar esta entrada me he basado tanto en el barómetro como la información disponible en la nota de prensa.

El estudio tiene dos objetivos: tener una visión de las herramientas de financiación que utilizan las empresas para financiar sus actividades de I+D e innovación; medir el impacto de la utilización de esas herramientas en la actividad de las empresas.  Este año para cada país se ha contado con la participación de expertos provenientes del sector público y privado. Para España se contó con la participación de Francisco Marín, de la Fundación Cotec.

El barómetro está compuesto por cuatro grandes bloques y sus principales conclusiones son:

  • La innovación como motor del crecimiento. En este apartado se analizan tanto las prioridades estratégicas para el crecimiento como la percepción en el acceso a los fondos para financiarla.  Para las empresas españolas las tres prioridades son Innovación (24%), Reducir los costes (18%) y Desarrollo Internacional (13%).  Asimismo la financiación disminuye para la España y Portugal en un 34% según la percepción de las empresas en comparación con el 22% del resto de países consultados.
  • Financiación global de la innovación. Se pretende conocer el origen de los fondos destinados a la actividad de I+D e innovación y el impacto en la dinámica de la empresa. Las empresas financian mayoritariamente las actividades de I+D con fondos propios y el 54% de las encuestadas se han beneficiado de ayudas públicas.  En cuanto al impacto las empresas españolas ; un 27% han aumentado el volumen de negocio, el 19% aumentado las innovaciones puestas en el mercado, el 18% han aumentado el trabajo en I+D y el 20% aumentó los acuerdos en I+D.
  • Fiscalidad asociada a la Innovación. Enfocado a conocer el uso de los incentivos fiscales y aquellas elementos que dificultan su aplicación. En España un 55% de las empresas ha contestado que utilizan las deducciones fiscales y enumeran los obstáculos para su aplicación. Algunos de los más relevantes son, la realización de actividades no deducibles (28%), el incentivo tiene poco interés financiero (21%), falta de conocimiento del incentivo ( 15%) y la complejidad del mecanismo (17%). Ver gráfico 1
  • Subvenciones y ayudas públicas. El 54% de las empresas encuestadas han utilizado las ayudas públicas, en una proporción 70 / 30 entre  subvenciones a fondo perdido y préstamos.  Teniendo una fuerte tendencia el uso por parte de grandes empresas.

Algunas conclusiones del barómetro a destacar:

  • Las deducciones fiscales son el mecanismo de referencia de las empresas, además de ser una herramienta que puede influir en la atracción de inversión extranjera.
  • La inversión en innovación es imprescindible para desarrollar un liderazgo global y la creación de valor
  • Existe una preocupación por la disminución de los fondos y en general la financiación para el 2012 y en los años próximos.

La intención del post más allá de replicar algunos datos disponibles en profundidad en el estudio, es de destacar la particular importancia de conocer el estado en que se están utilizando los incentivos de un país en concreto.  Este estudio que seguramente será repetido en 2013, nos permite tener una visión de lo que ocurre en un momento más cercano al actual ya que los resultados de las estadísticas oficiales como la estadística de actividades de I+D del INE suelen actualizarse con uno o dos años de retraso. Por supuesto son datos nada comparables  y con rigor metodológico distinto pero que con este tipo de barómetros  nos podemos hacer una idea de como están la cosas a nivel empresarial.

Como reflexión en el apartado de la fiscalidad de la innovación, resulta llamativo que el uso de los incentivos tenga algunas valoraciones como «poco interés financiero», «desconocimiento», «actividades no elegibles». En mi opinión no deja de ser preocupante ya que tenemos un sistema de incentivos fiscales bastante amplio en términos de actividades elegibles (en ningún otro país el concepto de innovación tecnológica la i pequeña  está contemplado) y el interés financiero de los mismos resulta más que justificado por el hecho de disminuir la carga impositiva de las empresas que realizan las actividades elegibles. Pareciera que las subvenciones a fondo perdido (ingresos extraordinarios a nivel contable) fueran la única vía para incentivar la realización de actividades innovadoras, ¿nos hemos quedado congelados en los tiempos de bonanza?.

Comparemos en el siguiente gráfico el destino o «impacto» de las deducciones en el desarrollo empresarial. Véase la comparación de importancia con respecto al resto de países, al menos el orden de prioridad es el mismo entre España y el resto.

Gráfico 1

Impacto de la financiación externa en las empresas | Infographics

Espero os guste y en breve os comentaré los demás estudios. El índice Altran de potencial innovador 2013 y el IUS 2013.

Saludos,

 

 

Categorías
Economía

La pyme tira de fondos propios para pagar su I+D (vía Dossier Empresarial)

Recupero una entrevista que me hizo Oscar Giménez de Dossier Empresarial, después del evento: «Aspectos Internacionales de los Incentivos Fiscales a la I+D: Atracción de actividades intensivas en I+D. Comparativa internacional» en el que tuve la oportunidad de participar como ponente, organizado por la CEIM y Alma CG.  Podéis leer también la reseña de MundoGeo.

Mi participación estaba enfocada a presentar una comparativa de los incentivos fiscales a la I+D+i en Reino Unido, Bélgica, República Checa, Portugal, Canadá, Francia y España, de cara a favorecer la inversión extranjera intensiva en I+D+i.

Artículo original aquí.  Óscar Giménez MADRID.

«La crisis ha puesto el acento en la necesidad de invertir en I+D+i para la competitividad y crecimiento sostenido de la empresa. Sin embargo, aunque la idea está clara para la mayoría de empresarios, no lo está cómo financiar este gasto. En general, una mayor parte de las empresas pagaron su inversión en I+D principalmente con fondos propios. Y en cuanto a financiación exterior, el 58% lo hizo a través de deducciones fiscales, el 53,7% con subvenciones y préstamos públicos, y sólo el 39% a través de créditos bancarios.

La crisis ha puesto el acento en la necesidad de invertir en investigación, desarrollo e innovación para la competitividad y crecimiento sostenido de la empresa. Sin embargo, aunque la idea está clara para la mayoría de empresarios, no lo está cómo financiar este gasto. En general, una mayor parte de las empresas pagaron su inversión en I+D principalmente con fondos propios. Y en cuanto a financiación exterior, el 58% lo hizo a través de deducciones fiscales, el 53,7% con subvenciones y préstamos públicos, y sólo el 39% a través de créditos bancarios. Así lo refleja el avance del octavo barómetro internacional de financiación de la innovación en Europa, estudio de la consultora Alma que ha encuestado a 4.320 empresas innovadoras de 10 países. 

Sufragar el gasto en I+D es todo un reto para una mayoría de compañías, independientemente de su tamaño. Junto a ello, especialmente en España y Portugal, supone un desafío la gestión eficiente de los recursos dedicados a la innovación. También preocupa el tiempo de comercialización de los productos, que esperan reducir. 

Entre las empresas preguntadas, el 37% tiene como prioridad estratégica para su crecimiento la innovación en sus productos y servicios. A su vez, otro 16% fija como objetivo asegurar el aumento de la financiación disponible, mientras que un 12% espera reducir gastos y el mismo porcentaje apostará por un proceso de internacionalización. 

En España, el gasto privado en I+D alcanzó los 7.396 millones de euros en 2011, un 0,7% del PIB, dato que compara Alma con los países vecinos. En Francia, el desembolso ascendió a 28.496 millones de euros, un 1,43% de su valor añadido bruto. La consultora cita también los ejemplos de Holanda, con una ratio de 1,06%, y Bélgica, con un 1,37%. 

A la inversión en I+D en España hay que sumar el la realizada en innovación. De esta forma, la I+D+i supone 14.756 millones de euros, un 1,39% del PIB. «Es el único país donde la innovación se separa de la investigación y desarrollo. No es ni desventaja ni ventaja, tan sólo se refiere a la manera de orientar esfuerzos», matiza Alfredo José Colombano, experto de Alma. 

El objetivo de la Unión Europa es que investigación y desarrollo supongan el 3% del PIB los estados comunitarios. «Siendo realistas, la meta del Gobierno es el 2% en 2020. Esto implica un incremento anual de media de 1.000 millones de euros», señala Colombano. 
Sin embargo, y pese a que nos alejamos de objetivos europeos, en España y Portugal la financiación para empresas innovadoras cayó en 2012 un 34%, según la encuesta de Alma, mientras que en otros países se mantuvo constante o aumentó. Y eso que en el caso concreto de España, el peso de la financiación privada sobre el total se incrementó hasta el 43%, aunque sigue siendo mayoritaria la pública, con un 57%. 

Paradójicamente, las grandes empresas y corporaciones dependen en mayor medida de los recursos públicos que las más pequeñas. En el caso de la mayoría de pymes y, especialmente, micropymes de menos de 10 empleados, buscan business angels para financiar sus proyectos de I+D. 
En muchos casos es por desconocimiento, ya que aunque el 54% se benefició de subvenciones y préstamos públicos, muchas ayudas europeas no encuentran destinatario. Alma reclama que las asociaciones empresariales actúen de interemediarias para las pymes. 

Conseguir financiación para innovar tiene efectos muy positivos. El 60% de empresas que la consiguieron incrementaron en al menos un 50% su volumen de negocio y el número de innovaciones comercializadas. Para la mitad, se aceleró el crecimiento y el 40% crearon empleo relacionado con actividades de I+D.»

Estaré participando en otro evento de Alma CG, exponiendo los resultados del 8º Barómetro de la Financiación de la Innovación. El día 18 de Junio de 2013.